¡Oh, cuán dulce es fiar en Cristo!

0 comentarios:

Publicar un comentario